Fecha actual:1 octubre, 2022

¿Cuáles son las ventajas de un administrador de negocios?

¿Quieres aumentar la productividad de tu empresa simplificando sus operaciones? ¿Deseas atender a tus clientes a la medida de sus necesidades? Con la implementación de un administrador de negocios lo haces posible. Te contamos de qué se trata.

Conforme crece tu empresa las operaciones se van haciendo más complejas. Lo que empezó como una estructura manejada por unos pocos, cuyas actividades eran anotadas en una hoja de cálculo que pasaba de mano en mano, pronto se encuentra con que su capacidad de respuesta es sobrepasada por el volumen de tareas y la atención personalizada de cada cliente. Al margen del tamaño de tu establecimiento, el objetivo es vender, lo cual exige conocer las características de tu público y un nivel de organización interna fortalecido, en sintonía con las demandas de ese público. En este sentido, implementar un software administrador de negocios te facilita las cosas, te permite crecer saludablemente y aumentar tu tasa de conversión.

Ahora veamos las ventajas esenciales de ponerlo al servicio de tu empresa:

Centralización de las operaciones. Contar con una sola plataforma de gestión posibilita que todo tu equipo siga un procedimiento estandarizado, reconocible como el sistema bajo el cual funciona la empresa. Esto evita la duplicación de tareas, métodos aislados. Mejora la comunicación interna: en caso de alguna actualización -una nueva categoría de cliente, una notificación de reunión, digamos-, a todos les llega a la vez, sin que medien emails o llamadas telefónicas que con frecuencia demoran los procesos. En definitiva, permite hablar el mismo lenguaje, al mismo tiempo.

Supervisión en tiempo real, desde donde quieras. Como dueño de negocio, director o gerente tienes a tu alcance la facilidad de observar el flujo de las operaciones mientras ocurre, sin el engorro que supone tener que acudir a cada departamento por separado. Adicionalmente, mediante la instalación de una app, puedes hacerlo desde tu dispositivo móvil, estés donde estés.

Base de datos segmentada. Uno de los beneficios de un administrador de negocios es poder clasificar en detalle a tu público meta. Tan pronto empiezas a levantar tu base de datos de clientes y prospectos, ubicas a cada uno en grupos o categorías configuradas según distintos criterios (clientes potenciales, clientes fieles, embajadores de marca, edades, ubicación, ocupaciones, etc.), lo que te confiere una visualización por separado de sus perfiles y, en consecuencia, de las oportunidades de negocio posibles.

Gestión lógica de contactos. Habiendo ordenado y analizado tu base de datos, tienes los argumentos para planificar el acercamiento a tus usuarios de acuerdo a sus necesidades y nivel de interés en tu oferta. Es un insumo vital para tus equipos de marketing y ventas. Si se trata de clientes potenciales, por ejemplo, manejar su perfil favorece dar con el mensaje promocional idóneo, en el momento adecuado. Es una manera de marcar el ritmo del recorrido de compra de cada contacto. En caso de un cliente fiel, conocer su comportamiento de consumo, en qué redes sociales participa, por qué servicio o producto de tu stock se inclina (rasgos que anotas en tu administrador de negocios), te indica qué contenidos suministrarle en función de convertirlo en vocero de tu marca. En definitiva, tu administrador de negocios reúne información valiosísima para un desempeño comercial más acertado.

Documentación del ciclo de venta y control de pedidos. Además de caracterizar puntualmente a tus contactos, cuentas con las herramientas para documentar la totalidad del ciclo de venta, desde el primer contacto hasta la entrega del producto o la realización del servicio. Gracias a las aplicaciones de monitoreo de pedidos, garantizas la actualización de catálogo, que tus entregas se cumplan a tiempo, atiendes reclamos, repones stock…. Dejar constancia de ello en un solo lugar, a la vista de todo tu equipo de trabajo, optimiza el desempeño de tu gestión, toda vez que tienes control sobre qué tienes y qué necesitas.

Emplear un administrador de negocios es sinónimo de profesionalismo. Optimiza el funcionamiento interno de tu empresa y la experiencia de tus usuarios. Es surtidor de información que tú mismo vas construyendo y mapa de tu gestión.

Compartir